Donna Karan presentó en la New York Fashion Week una colección muy femenina con vestidos asimétricos de cortes muy marcados, trajes de inspiración masculina y largos vestidos de noche. La diseñadora se atrevió con los mix de tejidos y como colores predominantes, negro, gris y rojo. Como complementos guantes de piel y pequeños sombreros Fedora.