La firma Alexander McQueen presentó una colección extravagante en la semana de la moda de París. Sarah Burton se ha dejado influenciar por la apicultura para crear prendas con el dibujo de los panales de abeja, al igual que las pamelas que llevaban las modelos que recordaban al sombrero de los apicultores. 
La firma vuelve a sus orígenes apostando por cinturas ceñidas y amplios volúmenes en las faldas. Una colección atrevida, ya sea por sus vestidos cortos, largos a lo María Antonieta, faldas tubo o pantalones. A pesar de no tener a McQueen, es una colección que no deja a nadie indiferente.

Anuncios